1-2-3 Basado en Hechos Reales

La noche del 26 de septiembre del 2014, estudiantes de la Escuela Normal Superior se dirigían de Iguala a Ayotzinapa (Ambas ciudades dentro del estado de Guerrero – México); cuando fueron interceptados por un comando armado. Supuestamente policías de Iguala. Los cuales después de atacar varias veces, no solo mataron o hirieron a estudiantes, civiles y periodistas; también secuestraron a 43 estudiantes de los cuales hasta el día de hoy no se sabe nada.

 

Antes de la Historia

Es “irónica-lamentablemente-común” escuchar sobre la corrupción en México, la cantidad de desaparecidos, secuestrados y asesinatos; así como también de la gran cantidad de crímenes de diferentes grados que se suscitan día tras día en este hermoso país.

Estos sucesos incluyen como afectados a civiles, periodistas, fotógrafos, empresarios y demás gente que se excluyen por lo general del ámbito político.

 

Los Hechos

Una semana antes de los hechos los estudiantes estuvieron secuestrando autobuses con todo y chofer. Los autobuses serian ocupados para transportar a las decenas de estudiantes de las escuelas normalistas de Guerrero a la ciudad de México, para realizar manifestaciones conmemorativas de la masacre de Tlatelolco.

Tras tomar los últimos autobuses en Iguala; se dice que el alcalde de esta esta ciudad dio la orden a policías municipales y estatales de atacar a los estudiantes que se dirigían hacia Ayotzinapa.

Los normalistas al ser interceptados por los elementos de seguridad, no cedieron a sus advertencias, siguieron su camino sin detenerse. Fue entonces cuando el grupo armado de policías ataco al convoy obligándolos a detenerse, dejando varios heridos.

La prensa no tardó en llegar para informar sobre lo acontecido. También llego un segundo convoy para auxiliar a los normalistas heridos.

Eran alrededor de la media noche cuando recibieron un segundo ataque, donde no solo algunos estudiantes salieron heridos / muertos, sino que también resultaron heridos personal de prensa y algunos civiles.

En este segundo ataque también desaparecieron 43 estudiantes normalistas, presuntamente secuestrados por parte del comando armado.

Se presume que tanto el Alcalde de Iguala como su esposa, desde hace años tienen nexos con carteles de la droga y del crimen organizado. Por lo que se piensa que el comando armado que ataco esa noche a los normalistas no eran policías, sino un grupo de gente del crimen organizado contratado por el Alcalde de Iguala para resolver su problema con los estudiantes.

 

Después de la historia

Tanto los padres de los 43 estudiantes, como toda la sociedad indignada por los hechos despiadados ocurridos esa noche; han estado luchando por obtener respuestas claras sobre lo acontecido desde ese día. Sin embargo, aun al día de hoy no se han obtenido respuestas creíbles.

La policía dio una declaración poco convincente al pueblo. Pues en esta se menciona que lograron encontrar a los 43 cuerpos casi incinerados por completos; ya que para esto se ocuparon llantas que en menos de 24hrs lograron incinerar casi por completo a los 43 cuerpos de los estudiantes desaparecidos. Algo que incluso a ojos expertos internacionales, es imposible de conseguir.

Estos hechos han dividido opiniones. Mientras unos siguen insistiendo a que el gobierno tiene la culpa por desaparecer a los 43 normalistas, matar y herir a otros tantos; hay quienes opinan que esto se lo tenían bien merecido por lo actos vandálicos que habían venido protagonizando.

Lo que si es cierto es que, a diario se cuentan y suman más hechos indignantes donde la población en general es afectada. Secuestros, colgados, descabezados, robos, enfrentamientos armados, extorciones, desaparecidos, amenazas y demás escenarios son los que se viven día a día en este hermoso país.

Desde que tengo razón, estos eventos se suscitan ante la incompetencia de nuestro sistema de seguridad y justicia. Incluso algunos casos son pedidos de algunos gobernadores que al ser criticados, deciden librarse de manera fácil de sus comentarios negativos.

A más de 15 años de que la tecnología nos abrió las puertas inmediatas de la comunicación; son más 100mil personas que han desaparecido y que al día de hoy no se sabe nada; son más de 100 mil personas que han muerto a manos del crimen organizado o en enfrentamientos contra este.

 

1-2-3 de Café Tacvba

Cuando escuche la canción por primera vez no le preste nada de atención, solo seguía el ritmo de la canción; así incluso hasta la séptima vez que la escuche. Todo parecía una canción pegadiza y muy alegre.

Hasta que comencé a prestarle atención, había algunas partes que no comprendía.

Parecía sencillo: alguien declarándole su amor a otra persona. Pero los números en específico no cuadraban. ¿Qué significan 43 besos… o 100mil?. Bueno, leyendo a fans era todo claro: No tengo memoria. Esto es una canción basada en un hecho tristemente real.

La banda Café Tacvuba confeso que quería cantar algo sobre los sucesos que ocurren en México, querían desahogarse pero sin tener represarías por parte de los dolientes (políticos por poner un ejemplo). Ocupando una sencilla metáfora y un ritmo que no cuadra cuando entiendes el tema del que hablan; crearon 1-2-3.

Canción que de comprender bien el día a día de este país y del suceso principal que se relata en la canción; si! Te pone a llorar. Yo llore, tal vez de coraje, de impotencia, de tristeza o porque ahora había una canción que representa todo esto.

 

Un, dos, tres, cuéntalos bien
Y si sigues tal vez llegues a los cuarenta y tres
Más no es justo detenerse ahí, pues son más
Muchos más, muchos más

Un, dos, tres, cuéntalo así
Y si sigues tal vez llegues a más de cien mil
Si lo piensas un poco dirás
¿Cuántos más, cuántos más, cuántos más?

Publicado por Helena

Escribía para mí hasta que me di cuenta que me lees, ahora escribo para ambos, porque hay algo que nos une en esta hermosa e irónica vida.