Diario de un Desempleado Día 1

Día 01 – Diario de un desempleado

De un Desempleado En un Diario Negocios

No te mentiré, pensaba levantarme tarde este día que incluso desactive el reloj despertador. Pero mis preocupaciones pudieron más; eso y la clásica rutina de la costumbre laboral hasta el día de ayer.. Buenos días a las 6:00 am: mi primer día de desempleado.

El hoy

Debería de tomar un par de días para vacacionar y quedarme en casa sin hacer literalmente nada. También podría ir a casa a visitar a mamá; ya he pasado un buen rato sin verla. Pero es imposible por mucho$ factore$ *Si notaste los signos de $$$*.

Como también necesitaba arreglar el desorden que me deja la casa durante la semana laboral; me puse manos a la obra: lavar, limpiar, trapear, barrer y no mas no pinte porque la verdad se me iba a ser una exageración total. Además dentro de poco me cambian de departamento.

El dinero, a mi experiencia cuando llegas a estos momentos, saberlo racionar cuando se trata de tu último pago es vital; al menos hasta que encuentres algo de nuevo y uno nunca sabe cuánto tiempo estará desempleada.

Afortunadamente mi última despena por parte de “Lendyn” fue buena, lo suficiente como para eliminar del gasto todo lo necesario para la higiene personal, complementos de alimentos y demás materias primas como frijoles y aceite para el primer mes de desempleo. Parece chiste, pero tener una reserva de frijoles y arroz te puede salvar la vida.

 

El recuerdo

Cuando salí de la escuela al mundo real, jamás imagine que debería tener una reserva de recursos para generar más. En aquel entonces todo era suministrado por mis padres; ellos brindaban el dinero para las hojas de solicitud, pasajes y demás tonterías que hiciera mientras estaba de Nini (Ni trabaja – Ni estudia); incluyendo las comidas y el techo, caso contrario al día de hoy.

Cuando deje la escuela, llevaba una desventaja: no tenía experiencia laboral comprobable. Ya había trabajado en un ciber (como la mayoría de los adolescentes), pero mi experiencia ahí fue solo por una amistad que tenía con el encargado del mismo, no con el dueño del negocio, por lo que no tenía ni como comprobar que fui responsable de alguna actividad lucrativa.

Las prácticas profesionales no ayudaron mucho, ya que tampoco había como comprobarlas porque para males, el director de la escuela en las que las realice era un mierda; tanto que no nos justificó las mismas a quienes realizamos las practicas ahí.

Al final de tanto tiempo de andar vagando como Nini (desempleado sin oficio ni beneficio) por las calles en busca de trabajo; y digo vagando por las calles porque para ese entonces yo no conocía las bolsas de trabajo como CompuTrabajo u OCC; tuve que usar los contactos de mi padre para que me dieran trabajo.

Si!: no puede encontrar algo decente por mi propia cuenta.

 

De regreso a la realidad

Termina el día, no busque nada y ni me preocupe en lo más mínimo por ello; bueno, si me preocupe, pero intente relajarme para dejarlo todo para al día siguiente. “No hagas hoy lo que puedas hacer mañana”; ¿Mal consejo? Tal vez, pero muy pocos comprenderán por qué a veces es bueno aplicarlo.

¿Recuerdas tu primer día de desempleado? Apuesto a que como yo, te dio igual que la vida te pasara encima.