Diario de un desempleado - Basado en hechos reales

El Inicio del Fin – Diario de un Desempleado

Desempleado Diario de un Negocios

Es bueno verte por estos lares mi querido e inocente lector. Lo que te voy a compartir en esta serie a la que titulare «Diario de un desempleado«, esta #BasadoEnHechosReales, de hecho, esta basada en mi vida. Por lo que, de antemano, te pido disculpes mis «5 minutos» de estupidez.

Lo inevitable

Estaba a un par de días, tal vez a horas de terminar con ese contrato laboral y de pasar a ser un desempleado mas en esta ciudad.

Cuando acepte el trabajo sabía que era por temporada. Pues estaba escrito en un contrato que solo serían 6 meses, sin ninguna oportunidad de quedar con un contrato de tiempo indeterminado.

Pero te puedo asegurar que ese papel no sabía a ello, ni siquiera los primeros meses. Sino hasta llegar al último mes, donde la perspectiva va cambiando; al pasar los días se va acumulando la desesperación, la ansiedad y la intriga del «¿Y Ahora, que voy a hacer?».

Antes de la hora cero

El ambiente laboral a unas semanas antes de terminar el contrato, paso a ser algo “valemadrista”. Algunos ya no temían cometer errores, pensaban en que ya no se enfrentarían a las consecuencias.

Por costumbre es inevitable ofrecer un servicio de calidad, pero si hay un fallo menor, pues ya no se toma en cuenta; a estas alturas muchos piensan: “¿A quién le perjudicará? A mí ya no!”.

Por muy estúpido que aparezca, es la realidad.

Para finales de diciembre, eran pocos los clientes que nos visitaban, algunos nos deseaban un Feliz Año Nuevo, otros incluso nos decían: Nos vemos el 6 para la rosca; claro que ellos no sabían que el 3 de Enero se nos terminaba el contrato, y todo eso nos llenaba de tristeza, o al menos a mi.

En esos momentos me alegraba de no haberme encariñado con los clientes; incluso ni sus nombres me aprendí.

Es un jueves 31 de Diciembre, se termina el año y a unos días de que termine también mi contrato en «Fechas Lan». El sábado 2 de Enero se trabaja medio día, es mi ultimo día de trabajo para que extrañamente, el domingo 3 de Enero se termine mi contrato.

Todo fue nuevo para mi, puesto que jamas me había tocado trabajar bajo contrato por tiempo determinado, era mi primera vez cobrando por catorcena, fue la primera vez que sabia en que fecha terminaba mi labor, y la primera vez que esta terminaba un día que no se labora.

Es raro cobrar la ultima catorcena y preguntarte ¿Como la racionare?; yo sé que tengo un buen CV, pero ¿les importara eso a las demás empresas?.

El inicio del fin

Era un 2 de Enero, con los últimos minutos de un grandioso lugar. Tenia los nervios a tope, una ansiedad tremenda por saber ¿cómo será el mañana?. Mañana que comience esa cuentra regresiva para la cancelación de mi seguro social, como si de algo sirviera.

¿Qué hay por hacer en el último día de trabajo? Nada fuera de lo normal, se trabaja como si nada fuera a suceder.

Es hasta raro, todo el mundo actuando como si desconocieran lo obvio; Incluso a la hora del cierre, todo transcendía como si el lunes nos volviéramos a ver; llegue a pensar que no nos despediríamos, que ni el jefe nos agradecería y que solo saldríamos del edificio sin mas.

Pero si hubo despedida, tan sencilla que podría resumirla toda en un «Hasta Pronto», un abrazo y un gracias. Si!, tampoco me lo esperaba, pero así son las cosas cuando la caducidad llega a su fecha: caduca y lo tiras, sin sentir nada.

Es raro para mí, en mis anteriores trabajos las despedidas eran algo emotivas, como en la escuela; había quienes te lloraban o que simplemente te abrazaban tan fuerte como no queriendo dejarte ir.

Todo en esa empresa fue sorprendente; de verdad no me quería ir Sr. Stark. Me atrevo a decir que es la empresa donde todos queremos trabajar; lo tienen todo, comenzando por priorizar a sus empleados.

Así termino el último día, como cualquier otro. Salí por la misma puerta de siempre, con la idea de que no debía de presentarme el Lunes temprano para que no me reporten retardo.

Camine por la misma calle de siempre a casa, pero ahora el mundo se veía un poco mas grande, con un poco mas de brillo, y lo veía con un poco mas de miedo.

Un nuevo comienzo

Ese día, caminar a casa no fue lo mismo, tenia tantas cosas en la cabeza como en el corazón. Por primera vez me sentí así después de terminar un periodo laboral.

Pero no deje que el miedo me comiera, tenia planeado conseguir trabajo lo mas pronto posible, ya que al renta no se paga sola, mi gato no se alimenta de aire y sobre todo yo, yo no podía dejarme vencer por un mundo lleno de retos, mi ego me haría superar cada prueba y en menos de una semana, tendría un trabajo nuevo donde apoyarme para sobrevivir.

Cuando uno se queda sin trabajo, lo menos que debes hacer es pensar negativamente, lo mas conveniente es poner manos a la obra y luchar por salir adelante. Es difícil pero no imposible.

Claro, primero y como de costumbre el primer día de desempleado no se trabaja, porque uno se merece un descanso y unos días como vacaciones.

Si has pasado por algo similar, sabrás que en esos momentos se respira el miedo, la incertidumbre, las ansias y sobre todo, esperanza.

P.D. Por si se lo preguntan: Si! Esto es mi vida, mi experiencia y mi sufrir durante esos horribles días donde uno esta desempleado.