La experiencia laboral es uno de los tantos requisitos que según las empresas valoran; aunque muchas veces descubras que es irrelevante y que, en la mayoría de los casos, la experiencia que piden es un mal chiste.

Mi estimado e inocente lector ¿recuerdas cuándo fuiste a pedir empleo por primera vez? ¿Cuánta experiencia laboral te pedían? ¿era relevante la experiencia que solicitaban?

Con el paso del tiempo te das cuenta de que, si bien la experiencia sirve de ayuda, realmente no es tan necesaria, ya que, con las ganas necesarias, todos se pueden capacitar para cualquier puesto.

Mi experiencia laboral:

Dicen que un niño debe de vivir su infancia jugando, que el trabajo para él está prácticamente prohibido, ya que su infancia debe de ser lo más relajada posible.

En parte tienen razón, un niño feliz debiera ser un adulto feliz. Apoyo la idea de que un niño no se la puede vivir trabajando; es decir, estoy en contra de que los niños tengan jornadas laborales durante todos los días de la semana, todos los días del año, como si de un adulto se tratase. Eso es explotación infantil y estoy totalmente en contra.

Pero también estoy de acuerdo en que, un niño alguna vez debe de experimentar lo que es un trabajo, que este dentro de sus capacidades físicas y/o mentales; tal vez un par de días durante sus vacaciones. Esto con el propósito de que vaya aprendiendo el valor de algunas cosas, tangibles e intangibles.

Durante la infancia.

Recuerdo que de niño muchas veces mi papá me llevo a “trabajar” con él. La mayoría de las veces solo era hacerle compañía. En aquel tiempo, mi papá tuvo varios trabajos, de los que recuerdo a donde le acompañe:

Repartos de una Mueblería: De los mas entretenidos que recuerdo. Visitamos varios lugares, por lo general nunca las mismas zonas, nunca me puso a cargar ni a hacer monadas, solo era acompañante.

Vigilante en bodegas: Cuando cerro la mueblería donde trabajaba en repartos, le dieron la oportunidad de trabajar algún tiempo de vigilante de las bodegas que se estaban desocupando. Nunca le toco el turno de noche, solo las cuidaba durante el día. Era muy aburrido estar ahí, no había nada que hacer, eso sí, había mucho espacio para correr, pero al final, terminas aburrido.

Albañil: De los trabajos que más respeto y admiro; no solo se requieren los conocimientos necesarios para desempeñarlo bien, también se requiere de condición física para llevarlo a cabo. Me toco varias veces “ayudarlo” incluso durante la adolescencia. Claro que de pequeño odie estar bajo el sol “chalaneando” ¿Por qué un niño tenía que estar trabajando en obra? Pensé muchas veces que eso era explotación infantil y quería denunciarlos con el DIF; aunque al recibir mi paga proporcional se me olvidaba todo. Durante mis días de chalan, aprendí a valorar muchas cosas.

Chofer de microbús: Monótono y estresante. Repetir la misma ruta una y otra vez durante todo el día, es totalmente aburrido. Podía poner la música que yo quisiera, durante los recorridos, pero eso no compensaba nada. Me tocaba barrer la unidad después de cada ruta, con eso me entretenía, con eso y un laser que me compre para señalar durante la noche.

Durante la adolescencia.

Algunos compañeros de secundaria les toco trabajar a medio tiempo en diferentes negocios de abarrotes o albañilería. A mi me toco solo trabajar algunos días en la albañilería junto a mi papá durante las vacaciones, pero nada serio.

Durante el bachillerato, mis tiempos eran más reducidos y durante las vacaciones logré conseguirme por cuenta propia un trabajo atendiendo un ciber, tampoco era algo formal, más bien fue por la amistad que hice con el “gerente”. Aquí aprendí muchas cosas que pondría en practica más adelante, como la atención al cliente.

De igual forma, durante el bachillerato llevamos “Servicio Social” y “Practicas Profesionales”; supuestamente ambos tendrían que servir para que adquiriéramos experiencia laboral y de servicio en el área que estábamos estudiando, en mi caso era en la especialidad de “Técnico en Computación”.

El “Servicio Social” lo realice en un “Centro del Saber”, que es un edificio proporcionado por el gobierno del estado para la enseñanza y aprendizaje de nuevas cosas, dirigido a la población en general. A mi me toco darle clases de computación a niños de entre 6 – 12 años. Me daban el temario y prácticamente solo tenia que resolver las dudas que le surgieran a los peques.

Las “Prácticas Profesionales” las realice en una escuela de computación ya reconocida en la ciudad. Aquí no me toco enseñar, me toco realizar mantenimiento a los equipos de cómputo de la institución. Aquí aprendí mucho más sobre el mantenimiento en general y el trabajo en equipo, incluso a intentar vestirme bien; también tuve que aprender a ser tolerante con los demás empleados, era como mi introducción al mundo Godínez.

Al solicitar trabajo formalmente.

Cuando tuve edad suficiente, busqué un trabajo formal por mi cuenta. Como muchos, busque en el periódico y tocando puertas, incluso en anuncios que colocan en postes, tengo una historia sobre eso. En aquel entonces no conocía las bolsas de trabajo, por lo que no las ocupe.

Muchas veces pedían experiencia comprobable, aunque tenía experiencia de lo ya platicado, a la mayoría de las empresas eso no les interesa. A pesar de ser responsable y aprender rápido, como era recién egresado de la escuela, no confiaban en mí. Querían experiencia de un trabajo “real”: mínimo de 8hrs durante 6 días a la semana en un establecimiento fijo.

Después de aplicar para varias vacantes sin éxito, mi papá me llevo a solicitar trabajo donde trabaja un amigo suyo. Tuve suerte porque, independiente de que intentamos colarme por palanca (lo cual no sirvió), me dieron la oportunidad de trabajar sin experiencia alguna en el ramo de su empresa. Todo me lo enseñaron ellos.

Mi primer trabajo fue en una empresa que se dedica a la venta de material de ferretería, fontanería, iluminación, eléctrico y otros. Desempeñe puestos desde el chalan de bodega hasta gerente de tienda.

Antes de tomar cada puesto, ellos me fueron capacitando en todas las áreas posibles; en las que no, tuve que ser autodidacta. Sabia como trabajar, tenia las ganas y la motivación necesaria, creo que ello les gustaba y por eso ascendí varias veces.

Cuando salí de esa empresa, pude postularme en tiendas de material eléctrico, como almacenista y en ventas. Incluso con la experiencia en ventas, tenia más posibilidades de entrar en cualquier ramo desempeñando ventas. El problema de estos últimos es cubrir uno de los requisitos que luego colocan como “indispensables”: contar con automóvil propio.

Experiencia laboral ¿Realmente se requiere?

Muchas empresas colocan varios requisitos como “indispensables”; como la experiencia en el ramo por años y/o experiencia especifica en el área a postularse. Muchas de estas vacantes se llenan con conocidos que apenas llegan a cubrir todos los requisitos, ya que encontrar un empleado con un perfil tan especifico suele ser prácticamente imposible.

Realmente, la experiencia para un puesto no importa, ya que siempre la empresa te termina capacitando para dicho puesto. Me he percatado, que, aunque muchas empresas tengan puestos con nombres iguales, nunca lo son, siempre están personalizados a su forma propia de trabajo.

Muchas empresas al solicitar experiencia en una vacante pretenden enseñarte lo menos posible, quieren que ya lleves las habilidades, el conocimiento y las ganas necesarias para desempeñar un puesto.

No tener experiencia no es problema, sino no el no tener las ganas de aprender para desempeñar una vacante, por ello muchas empresas piden experiencia, no quieren perder el tiempo como nos paso a nosotros hace poco.

¿Como buscar un empleo sin experiencia laboral?

Por mucha experiencia que tengas en un área, si no tienes como comprobarla, lo mejor seria comenzar en un puesto bajo, no importa si esto es de chalan o de almacenista, esta bien, así conoces a la empresa y la empresa te conoce, según las ganas que tengas de trabajar, tú mismo te darás la oportunidad de obtener puestos cada vez más altos y mejor pagados.

Nunca hay que desesperar, incluso si se busca un empleo formal por primera vez. Puedes buscar trabajo en empresas de tu agrado, pero si pasando el tiempo no tienes la respuesta que quieres, no hay nada de malo en buscar empleo en negocios locales o pequeños, todo te puede servir de experiencia e incluso puedes aprenden habilidades que más tarde te servirán para obtener un empleo dentro de tu área de preferencia, en una empresa que te agrada.

Espero que mis experiencias te lleguen a ayudar y puedas tener la calma que un desempleo requiere, lamentablemente aquí afuera, en el mundo laboral, nada es como quisiéramos, pero, aun así, se le puede sacar mucho provecho.

¡Saludos y muy bue a vibra!