mi música y yo

Mi música y yo

Música Somos

¿Recuerdas como el mundo de la música llego a ti? ¿Por qué te gusta la música que te gusta? Tal vez no es que no conozcas la respuesta, sino que no sabes cómo describirla.

Yo tampoco sabría cómo responder de manera corta. Por lo que hoy quiero contarte de algo de lo que me he percatado con ciertos gustos musicales que antes no me agradaban. Esto es un hecho real de mi vida y si quieres saber mas de mis gustos musicales, te dejo mi Soundtrack Romantico.

La música en la infancia

Dicen que, muchos de los gustos musicales de uno, tienen que ver con los gustos musicales de los padres. Ellos son los primeros en adentrarnos en el mundo musical. Desde pekes nos ponen a escuchar la música que a ellos les gusta.

Es casi obvio que los niños a edad muy temprana no tienen elección de qué escuchar ni de cuando escucharlo. O al menos en mis tiempos. *Imaginen esa ultima frase con voz de viejito*.

Los gustos musicales de mi papá son más del género grupero en general (No solo se habla de música banda o ranchera). Por mencionar a algunos grupos: Exterminador, Los Yonics, Banda el mexicano, El Recodo, Los Tigres del Norte, Los Bukis, Los Ángeles Negros, Los Ángeles Azules, Los Temerarios, Los Acosta, entre una larga lista de representantes de este género musical. Obvio que también era gustoso de la música mexicana, más en concreto de la música ranchera.

Los gustos musicales de mi mamá son más de baladas, pop y rock. Estoy hablando de los años 80`s – 90`s. Por mencionar algunos artistas: José José, Janette, Palito Ortega, Roció Durcal, Leo Dan, Dyango, Camilo Sesto, Diego Verdager, Pinpinela, Amanda Miguel y una lista larga de representantes musicales de aquellos ayeres.

 

Pero como buenos niños que fuimos, a nosotros no solo nos ponían a escuchar la música que ellos escuchaban, también nos ponían canciones infantiles como las de Cri-Cri o Cepillin, canciones del Maguito Sonrics y temas de telenovelas infantiles. Si! Aquí en México en los 90´s y principios del 2000 teníamos telenovelas hechas por y para niños.

Desde que tengo conciencia estos fueron los géneros, artistas y canciones que fueron forzando mis gustos musicales. Posiblemente ninguno cuadraba al ir creciendo e ir cruzando la primaria.

Los niños para ese entonces ya escuchaban música pop juvenil, el rock que apenas comenzaba a dejar huella y esa música en inglés. Todo ese nuevo mundo musical llenaba de ilusiones a muchos pekes. Ah! Se me olvidaba, el regueton, pero en sus comienzos no era nada parecido al regueton de hoy día.

En mi casa solo se escuchaba lo que ya les comentaba. Entenderás la frustración que sentía de vez en cuando. En esta etapa comencé a odiar la música de mis padres, estaba a punto de quemar todo disco de vinil, casette, o CD que hubiese con la música de ellos. (Nada literal, es solo para expresar mi hartazgo). Pero un buen día, el minicomponente dejo de funcionar, y por varios años, yo creo unos 3-4 años, no tuvimos ningún medio para escuchar música.

 

La música en la juventud

La música regreso a mi cuando me gradué de la primaria, mi padre me obsequio por mi logro académico un minicomponente. Para este entonces mis gustos musicales no estaban bien definidos, odiaba la música de mis padres y no había escuchado la suficiente música del exterior como para decidir que genero me gustaba o que canciones me gustaban.

Había que comprar música para estrenar el minicomponente. Fuimos a una tienda de discos (Si!, de los que te imaginas) y después de que mi padre me preguntara ¿Que disco quieres? ¿Qué música te gusta? No supe responder.

Después de una larga búsqueda sin sentido, entre tantos discos, géneros o canciones, mi padre termino decidiendo por mí. El disco elegido fue uno de rock en español de música de los 60´s – 70´s – 80´s. No era de mi total agrado pero le fui tomando gusto.

Teniendo a mi disposición la radio local, comencé a escuchar música de moda: pop y rock en su mayoría, también la música en Ingles que tanto llamaba la atención.

Con el pasar de los meses comprobar discos y discos de música lleno mi repertorio musical de todo tipo de género. EL Internet facilito aun más la expansión de mis horizontes musicales. En aquel entonces Ares era el rey para obtener música “si o si”. Con el pasar de los días más de 5mil canciones llenaban varias memorias, discos duros portátiles y el disco duro de mi ordenador.

La música que me gustaba era muy variada, pero siempre en mis favoritos estuvieron Mago de Oz, Likin Park, Nach, The Rasmus, Mana, Sin Bandera, y algunos otros de los cuales no me acuerdo ahora. Mi música, al tener yo el control del minicomponente, se escuchaba a todo volumen. Poco a poco la música de mis padres dejo de escucharse.

 

La música hoy

Así fue por mucho tiempo, por muchos años. Hasta que toco el tiempo de irme de casa e independizarme. Mi música me acompaño en el camino al nuevo mundo. Mi música estuvo presente en cada momento dulce y amargo.

Pero algo paso. La melancolía, la tristeza, la distancia y muchas emociones detonaron varias cosas. Dentro de estas, el gusto por la música de mis padres.

De repente, escuchar una canción que ellos escuchaban me llenaba de melancolía. El escuchar esas canciones me los recordaba y de cierta forma, me hacían sentir cerca de ellos.

No basta con llamarles todos los días. Después de convivir años junto a ellos bajo el mismo techo, una llamada jamás iguala su presencia. Y su música pretende compensar aún más los kilómetros que nos separan.

Y se los he dicho. Ahora me sé gran parte de su repertorio musical. Muchas de sus canciones me hacen sentir como en casa, como cuando peke. Esa música ahora es de mi total agrado e incluso, está dentro de mi gran repertorio de gustos musicales.

Para mi algo irónico, aunque de cierta manera comprensible. Música que no me agradaba, pero que ahora tiene un significado y me encanta.

He ido a visitar a mis padres, creo que no se les hace raro que su música me guste, pues en su momento fue música con la que conviví todos los días. Creo que ellos jamás se enteraron que llego un momento en el que odie sus canciones.

 

 

¿Te ha pasado algo similar? Al menos yo ya me he topado con una persona que le ha pasado lo mismo. ¿Crees que algún día te llegue a gustar la música de tus padres? Si es que no compartes sus mismos gustos musicales. ¿Crees que esto les pase a tus hijos? En mi caso yo creo que si, tal cual se los he contado. Y me gustaría que también me cuentes tu historia.