Mi Vida en Pasajes

Mi vida en pasajes

Somos Vida

En lo personal me molesta la gente que se toma el tiempo necesario para molestar joder a los demás; aveces hasta de manera involuntaria. Aun más me molesta que estos se enojen y griten de tonterías a quien les esta haciendo ver su error. Estas malas personas deberían de tener un karma horrible. Si!, esta es una historia de hechos reales.

Tuxtla Gutierrez
Esto es una combi / colectivo, el medio de transporte de mi ciudad.

 

En mi ciudad, el medio de transporte básico es el colectivo (como en muchos lugares); pero aquí el colectivo es una “Combi”, una “Urvan” o cualquier tipo de vehículo similar (son los de la foto de arriba); les quitan los asientos originales para colocar una banca pegada a los lados de las ventanas; misteriosamente llegan a caber mas de 15 personas ahí adentro. ¿Se imaginan el infierno que se vive ahí dentro los días donde el calor excede los 30ºC?.

Aquella tarde no pasaban de las 4pm. El colectivo al que me subí solo llevaba unas 4 personas, con espacio suficiente para respirar de manera tranquila.

Pague mi respectivo pasaje y el “Sr. Colectivero” (el chofer) emprendió un viaje muy tranquilo. Conducía bien, a diferencias de viajar en colectivo a horas pico; donde creen estar en una carrera de Rápidos y Furiosos.

A mitad de camino vuelve a tocar una luz roja en el semáforo. Nada relevante hasta que se pone en verde; con dos carros delante del colectivo (un jetta delante del colectivo y un taxi (Tsuru) delante de dicho Jetta); el “Colectivero” empezó a tocar el claxon.

Fue entonces que el primer vehículo (El Tsuru) comenzó a moverse, pero faltaba el Jetta que estaba justo enfrente de nosotros. Segundos después de estar tocado el claxon de manera repetitiva pero no molesta; el Jetta comenzó a moverse lentamente, abriéndose un espacio considerable para poder maniobrar y tomar el carril de junto (a la izquierda). Así se rebaso de manera prudente al Jetta, para continuar con un viaje tan tranquilo como se venia presentando.

OH! sorpresa. Antes de terminar la siguiente cuadra otra luz roja, otros 3 vehículos delante de nosotros y junto a nosotros de lado derecho ¿quien creen? era el Jetta de la cuadra anterior.

 

—¿Para que me tocas el claxon Hijo de Puta? —le decía el chofer del Jetta al Colectivero; levantando la voz a tono de comenzar a gritar —¿Que putas madres llevas prisa PENDEJO? ¿Eh? ¿Para que madres me estas tocando el puto Claxon?

—Vos que anda perdido y pensando en la nada, porque ahí te quedas quieto y no avanzas —le contestaba sin gritar el colectivero.

—HABER HIJO DE PUTA, TARAS PENDEJO PARA TOCARME EL PUTO CLAXON PINCHE MANPO (Aquí, así se les llama a los “gays”, “homosexuales”, “travestís” y demás) —Comenzó entonces a gritarle el del Jetta (Por eso puse las mayúsculas, por los gritos) mientras apenas terminaba de decir su frase el Colectivero.

 

Siempre me han hecho rabiar las personas que solo buscan problemas cuando ellos mismos son el problema.

Sentí un coraje tremendo al ver la actitud del chofer del Jetta. Encima de quedarse pajareando frente a un semáforo en verde, haciendo que toda una hilera de quien sabe cuantos vehículos detrás suyos perdiera su tiempo al generar un congestionamiento a causa de él; viene a gritarle al Colectivero puras tonterías tan solo por el simple hecho de tocarle el claxon para que se moviera y dejara de dormirse en una luz verde!.

Vaya!, tan solo se le toco el claxon y no fue el único, los demás vehículos hicieron lo mismo, a demás de que el colectivero tan tranquilo no armo ningún “pancho”(problema) y siguió su camino tan normal como lo estaba haciendo. Que rabia!.

 

—”TARAS” BIEN PENDEJO PINCHE OJETE, “TAS” VIENDO QUE ESTA EN VERDE Y TU TODAVÍA PAJAREANDO PINCHE ESTÚPIDO —Créanlo o no, el comportamiento de una dama se pierde ante una injusticia; y a esta ciudad ya le tengo varias acumuladas; tenia que desahogarme.

—CÁLLATE IDIOTA, ESTOY HABLANDO CON EL PINCHE BABOSO ESTE QUE PARECE QUE TRAE PRISA. — Me grita el chofer del Jetta.

 

En este momento el Colectivero tan solo fijo su mirada en el semáforo, esperando a que de nuevo se colocara en verde. Mientras, solo se quedo en silencio al igual que los demás pasajeros.

 

PENDEJO DE MIERDA! TIENES LA PINCHE CULPA Y TE PONES CON TUS MAMADASIDIOTA!!!. —Ganas de bajarme y darle sus buenas cachetadas no me faltaron, pero el semáforo colocaba el verde de la paz; haciendo que el colectivo avanzase con la calma que traía, sin darme oportunidad de despedirme de nuestro querido amigo del Jetta.

 

—Es cierto, estaba en verde y no se movía. —Escuchaba susurrar a los demás pasajeros del colectivo, los cuales tampoco se inmutaron, ni ante la injusticia ni ante mi presencia de “anti-dama”.

 

Todo lo que me restaba de viaje hubo silencio, un silencio algo incomodo para mi durante las calles restantes a mi destino. Al llegar:

 

—Gracias! —Siempre agradezco el servicio del colectivo.

—A vos mamita (así le dicen aquí a las mujeres de “cariño”, es normal), dios me la bendiga —Comprendí que eran las gracias por haberle defendido minutos antes.

 

Siempre he dicho que este mundo esta como esta porque muchas veces nos quedamos sin actuar ante las situaciones injustas. ¿Cuantas veces no hemos actuado ante situaciones así?.