RE: Migración. Imagen de Maletas

Migrar – RE: Mi historia de Migración

Vida

Buenas mi estimado e inocente lector, el tema sobre migrar surgió después de leer los post de Karen y Laura de los blogs “Historias con K” y “Un rato con Laura” respectivamente, los enlaces te llevaran a sus respectivos posts.

Ya sea que lo llames migrar o emigrar, te diré que es lo mismo; significa salir de un lugar para ir a radicar en otro, llámese ciudad, pueblo o país. Así lo dice la web Fundeu BBVA, que fue la mejor explicación que puede encontrar.

Pues resulta que ambas, Karen y Laura, llegado un momento en sus vidas, tuvieron que migrar a otra ciudad o a otro país. Cada una con sus motivos, pero con cosas en común, algunas que con las cuales pude coincidir, porque también, en su momento tuve que migrar.

¿Alguna vez tuviste la necesidad que migrar?

De ser así, me gustaría que me compartieras tu experiencia. Si no has tenido que migrar, te comparto algunas cosas que viví y que te pueden ayudar por si llegas a vivir una migración.

Aclaro que de las migraciones que Karen, Laura y yo hablamos, no son migraciones ilegales tipo «me voy de mojado a los EEUU».

¿Por qué migrar?

En mi caso fue por cuestiones de trabajo. Por ir tras una mejor oferta de empleo, decidí cambiar mi lugar de residencia.

Al hacerlo no pensé muy bien las cosas, me deje llevar por la emoción de conseguir un mejor sueldo y un mejor ambiente laboral.

Tal vez la historia larga te la deje luego en otro post, pero en resumidas cuentas, para cuando yo llegue, la vacante ya esta ocupada. En vez de regresar a mi ciudad natal, a modo de reto, decidí quedarme en la ciudad nueva donde había llegado.

Todo esto creo que te lo contare luego.

¿Fue duro adaptarse?

Estando a 9hrs de mi ciudad natal, pensarías que llegue buscando lugar donde dormir, pero afortunadamente no fue así, llegue a casa de unos tíos que vivían temporalmente en dicha ciudad.

Los primeros 3 meses fueron sencillos, pues los viví con mis tíos. Si, fue raro vivir en un lugar nuevo al que no estoy acostumbrado; pero gracias a mis tíos, adaptarme a una comunidad que tenia costumbres y un estilo de vida muy diferente al de mi ciudad natal, fue sencillo.

El problema real llego cuando tuve que dejar el resguardo de mis tíos para ir a buscar un mejor empleo a una ciudad cercana, a 1hra de camino. Ahora si, era yo contra el mundo.

Por cierto, es donde actualmente me encuentro y desde donde te escribo. Si me sigues en mis redes sociales, ya sabes de que ciudad te estoy hablando.

Aquí rente un cuarto, donde por muebles solo tenia un par de sillas y por cama, una colchoneta y una cobija que mis tíos me habían regalado.

Son muchos sentimientos encontrados. Las primeras noches a solas en una ciudad desconocida no fueron fáciles, porque no estaba acostumbrado a esto, aquello era algo totalmente nuevo para mí.

Conseguir empleo en esta ciudad no fue sencillo, la desconfianza que esta sociedad me tenía por no haber nacido aquí, era comprensible pero injusta. Es increíble como dos ciudades dentro del mismo país pueden llegar a ser tan diferentes.

Claro, todo esto desde mi punto de vista.

¿Has obtenido cosas buenas de migrar?

Por supuesto, ¿Quién sería yo, si no trato de sacarle algo positivo a situaciones difíciles?. Son muchas cosas las que puedo mencionar, pero tratare de platicarte las más importantes:

  • Conocer una nueva cultura. En su momento pensé que todas las ciudades eran similares entre sí, pero me di cuenta de que obviamente no lo son del todo. Cada una es como un mundo nuevo, con tradiciones propias, rituales y costumbres únicos y muy diferentes al de mi ciudad natal.
  • Conocer nuevos lugares. Cada ciudad es única, desde su arquitectura hasta su geografía. Donde yo nací había playa, aquí estoy rodeado por montañas, así que, ya te imaginaras la claustrofobia que tenía en un principio.
  • Madurar. En muchos sentidos, desde valorar a mi familia por no tenerlos; el dinero al estar con los bolsillos vacíos; incluso el valorar un vaso de agua o una tortilla con sal, porque llego un momento donde pase un par de días sin probar bocado alguno.

Más todas las que se vayan sumando mientras me acostumbre a este lugar. Aunque por el tiempo que ya llevo, pues la verdad no creo descubrir cosas nuevas.

Algunas recomendaciones:

Si aún no has pasado por esto, te comparto mis recomendaciones a experiencia propia, esperando que te sirvan de algo. Claro, pueden variar según la zona y la clase de gente que te rodea:

  • No seas prepotente. Estando en un lugar nuevo, eres tú contra todos, por lo cual llevas la desventaja. Lo mejor será que te comportes de manera calmada mientras te integras completamente.
  • No te tomes nada muy enserio. Es normal que cuando eres el nuevo en un grupo, dicho grupo te quiera hacer “bromas” de todo tipo, es como para integrarte a la nueva sociedad. Claro está que no siempre te tienes que dejar, pero mientras menos te lo tomes enserio, mucho mejor te ira en tu integración.
  • Aprende el idioma y la forma de hablar. A pesar de estar dentro del mismo país, las ciudades suelen variar en sus formas de hablar. Jamás te burles del acento y de las palabras que ocupan en tu nueva ciudad, porque tú eres el extraño. Acóplate a su forma de hablar; si tienes dudas sobre el significado de algunas palabras, pregunta, no te quedes cayado y no te hagas ideas de significados que pueden no ser.
  • Muévete con dinero extra. Esto es por si tienes planeado migrar; nunca sabes si los precios de la comida, vivienda o transporte serán más altos que en los de tu ciudad natal.
  • Revisa bien la zona donde vayas a vivir. Que tenga lo más importante cerca: tiendas, puestos de comida y rutas de transporte. Siempre intenta rentar estancias con baño propio, porque compartir baño es un infierno.

Finalmente…

Migrar suele no ser necesario, pero a veces sucede, y cuando eso te suceda, necesitaras estar preparado y pensar con la cabeza fría; como en todo, tomar decisiones sin pensar te puede dar malos momentos.

Cambiar tu lugar de residencia, debería ser una buena experiencia, donde aprendas mucho y te diviertas una vez completes tu proceso de adaptación.

Sabes donde contactarme, por si aun tienes dudas o requieres de algún consejo, me gustaría estar ahí para ti.

Saludos y muy buena vibra!