Este es uno de los mejores post que BHR ha tenido durante su etapa en Blogger. Ahora se los traigo a WordPress porque es merecedor de esta en este espacio. Esto es una experiencia que nuestro querido Caballero AV-01 nos relata, un pequeño fragmento de su vida Basado en Hechos Reales.

A este momento de mi vida lo llamo…

Aquel día me subí al transporte público como todos los días: deseando encontrar un asiento desocupado para poder ir cómodo de regreso a casa. Pero como es costumbre de la hora misma en la que, la mayoría de las personas terminan su jornada laboral, el transporte público va excesivamente lleno.

Para mi desgracia, en mi ciudad se acostumbra saturar el autobús hasta dejar colgando de la puerta a un par de personas, que lo único que buscan como el resto es, llegar a casa antes de que la noche se haga madrugada.

Recuerdo que incluso hice trampa. En la parada del bus donde por lo generalmente lo tomo, se satura de gente muy rápido de gente de todos los géneros (ella, él, eso). A estas personas no les importa si alguien más tenía ya una hora esperando el transporte. Ellos siempre se abalanzan contra el bus empujando y metiéndose a la fuerza de manera desesperada. Evitando estas escenas, decidí caminar un poco, hasta una parada de bus antes (unas 5 cuadras). Esta acción me regalaba más probabilidades de encontrar un asiento vacío.

Y tan afortunada fue mi decisión que el bus tenía aun asientos disponibles, con una saturación de gente del 60%. Tan feliz que incluso pude elegir mí asiento junto al pasillo, tan feliz hasta llegar a la siguiente parada, aquella en la cual no quise tomar el bus.

Una vez abriendo la puerta del bus, la gente en manada comenzó a subir, hasta que todos los asientos quedaron llenos. Como siempre sin respetar a los demás. Había gente que como de costumbre iba parada. El bus ahora tenía una saturación de gente del 160% (No miento), todos apretados como sardina. Para mi desfortuna, junto a mí, había tres señoras paradas, una de las cuales comenzó todo:

—Como se nota que aún quedan caballeros —. Su tono de voz era de enfado, sarcástico y a modo de reclamo. Por cierto, sí, me estaba volteando a ver a mí.

Siendo honestos si le preste atención. Voltee a verla de reojo, era una señora de no más de 45 años. Pensé que todo quedaría en su comentario feminista, pero no fue así:

—Sé hace el que la virgen la habla, pero bien que me escucha y aun así no se dispone a cedernos el asiento a cualquiera de nosotras ni por caballerosidad, como se nota la educación que ha recibido en su casa, jamás le han enseñado a ser caballeroso con las damas, casual intento de hombre —. En esa última parte, cualquier hombre hubiera reaccionado de manera ofensiva, pero por caballerosidad (esa que según no tengo) seguí en silencio con la mirada hacia la ventana.

La ruta que lleva ese bus es por calles llenas de baches. Los choferes siempre creen que están dentro de una película de “Rápidos y Furiosos”, siempre compitiendo con otro bus de su ruta o con un bus fantasma. Como si hacer menos tiempo en su recorrido le diera un bono de productividad.

—Fíjate idiota, no llevas animales —. Ahora iba contra el chofer. Gritándole para que le escuchara y no se hiciera el sordo como yo. En ese momento una joven le ofreció su asiento. —Mira no más, una dama tiene que pararse a hacer el trabajo de un Caballero, como no hay más hombres como tú mi vida —. Le decía a la joven mientras con un movimiento de brazos sentaba a otra señora. —A ver si viendo esto también haces lo mismo o por lo mínimo aprendes a ser un Caballero. ¿Me estas escuchando jovencito?.

En ese momento solo hice una cosa, saque de mi mochila mi reproductor de MP3 y mis audífonos. Seleccione una canción por ramdom y me coloque los auriculares. Poco a poco la vos de la señora iba quedando en el fondo mientras mi música se hacía respetar.

 

… No soy un Caballero

¿La deje hablando? Si!. ¿Por qué? No quería escuchar a la señora y mucho menos pelear con ella. Ella que iba a saber que este joven al cual le reclamaba caballerosidad, venia cansado de su trabajo. Tan cansado que no solo las piernas y pantorrillas le temblaban, sino que incluso los brazos los sentía muy pesados. Ese día fue uno de los pocos en que no cedió su asiento como siempre lo hace a una dama, a un señor de edad avanzada o cualquier persona que de verdad necesite el asiento. Venia tan cansado que ese asiento era el lugar más cómodo del mundo para regresar a casa.

En aquel entonces trabajaba para una tienda de materiales de construcción, donde todos los días son pesados. Ese día no solo nos tocó descargar un par de camiones de cemento, también las labores de entrega de mercancía a mostrador estuvieron pesadas. Tubería de PVC, galvanizada y de cobre, cada una por sus respectivos atados, desde 5 piezas hasta 50 piezas. (Esto lo puedo traducir a realizar unos 50 viajes de 60mts cargando unos 20-50Kgs ). Aun con la ayuda de los demás compañeros un día laboral de casi 12hrs de carga continua es duro. Aquel día iba yo muy cansado, solo quería llegar a casa, tomar agua y dormir.

Aquella señora ¿qué iba a saber?. En aquel trabajo siempre se terminaba sucio y sudado. Por ello siempre llevaba ropa extra y desodorante/perfume. Al salir daba la impresión de que mi labor era más de oficina que de bodeguero. Uno siempre tiene que cuidar su imagen, aún más cuando te toca ir en bus, lleno de tanta gente que da vergüenza ir oloroso y fachoso.

Era más que obvio que no lo sabía la señora. La cual venía con su grupo de amigas a las cuales era obvio que les sobraba energía. Ella no lo sabía y yo no tenía ánimos de hacérselo saber.

Creo que eso de definir caballerosidad es muy relativo en nuestros tiempos. Las etiquetas que definen lo cortes  y una buena persona son muy complejas como para encasillar un comportamiento como “caballerosidad”. Esto mismo claro esta, sucede también del lado de las mujeres, con aquello que llaman “una dama”. No podemos crear muros con los cuales nosotros mismos tarde o temprano nos toparemos.

Compártelo...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Publicado por AV-01

Amante de la tecnología y el arte de la vida. Yo tenia mi propio Blog, pero BHR me convenció de borrarlo y mejor publicar aquí XD.