típico de un blogguero

Típico de un Bloggero

Blog Especiales

Abres un blog con la esperanza de ser leído. Con la idea de que cada post que realices tendrá miles de comentarios; que conocerás a mucha gente, podrás interactuar con ellos, llenarte de nuevas ideas, abrirte a nuevos horizontes, compartir cultura y  sobre todo: conocimiento.

 

El sueño

Sientes que cada letra que escribas será tomada en cuenta; que cada palabra tendrá la osadía de poder sentenciar o alabar algo o alguien. Sientes que tu palabra puede llegar a ser ley.

Sientes incluso que una frase escrita por ti, será un parte aguas en la mentalidad de mucha gente. Llegaras a marcar un antes y un después en la historia de miles de personas.

Entonces, estas postrado ante el monitor y el dichoso teclado que aguanta tus emociones, soporta un combo de golpes que tus dedos le brindan. Bajo una lluvia de inspiración, encuentras las palabras para que tu mensaje pase de ser un misil tele-dirigido a un objetivo fijo y bien centrado; a una bala perdida guiada por el viento. Donde caiga, ya no será tu responsabilidad. Tu mensaje ha quedado como un arma neutral para ser ocupado por tu séquito de ídolos a su propio gusto.

Todo para evitar que tus seguidores te coman vivo ante pensamientos contrarios al de ellos.

Una vez que tu retiro del mundo de las letras virtuales es eminente; tendrás el valor necesario para dirigirte una última vez a tus fans.

Con un último post, el cual dejara tres puntos suspensivos a toda tu historia. Sin que nadie lo sepa, dejaras dicho que es el último de toda la serie de publicaciones que has subido desde que decidiste comenzar este camino empedrado. Un camino que comenzaste sin saber a qué clase de monstruos te enfrentarías; sin saber que triunfarías como lo has hecho.

Dejaras un mensaje oculto que solo aquellos que te idolatraron lo encontraran. Pasando los años, a tu blog olvidado a propósito con un cierre magnifico; estará aun flotando en este inmenso mar de información; aun con cientos de seguidores que se incrementarán cada día, siendo guiados por tus palabras; por cada post que le sirve de referencia para saber que es verdad y que no, que es bueno y que es malo. Seguidores que aún se preguntaran antes de dejar este mundo virtual: ¿Que habrá sido de este magnífico ser tan sabio y único? ¿Porque nos abandonó? ¿aun estará vivo?.

 

Del presente

Y estas ahí, en ese lugar antes de que todo esto pasé; sentado frente al monitor a punto de dar click en el botón que dice “Crear nuevo Blog“. Estas pensando en que todo esto será tu vida; escoger el nombre es crucial, pues es el nombre que tendrá todo un movimiento, toda una tendencia.

A pesar de pasar tres días pensando en el nombre, le colocas el indicado, suena bien, su creación está terminada es tiempo de escribir… ¿Pero qué?… Gran dilema, primero actuar y luego pensar.

Cuando por fin lograste crear un post decente para ser presentado al mundo; a un mundo lleno de blogs creados por gente igual a ti. Y Bueno, en un mar lleno de tanta agua es difícil que tu partícula de H2O colisione con una mentalidad tan grande como una ballena. Ahora ni que decir a que choques con una mentalidad del tamaño de Nemo.

Así transcurren los días, las semanas, los meses y tus publicaciones semanales se hacen quincenales y de ahí mensuales. Sin tener comentario alguno y posteriormente, sin querer… lo abandonas.

La poca atención que le prestabas al ver que no era lo que pensabas que seria, desaparece. Y ese último post que publicaste en tu blog no fue nada más ni nada menos que una pequeña anécdota de lo mal que la has pasado en el día…

 

Y del Pasado

A muchos les gusta la idea de que ciertas personas abramos un Blog, puesto la idea de compartir muchas cosas es muy llamativa, tanto como la luz para los insectos.

Nuestra historia es muy larga, el camino que hemos recorrido es demasiado largo; si volteas hacia atrás solo veras el camino hecho perderse en esa delgada linea donde el horizonte se junto con el cielo. Nos hemos tropezado, caído y levantado muchas veces. Aveces quisimos desertar de esta odisea, pero henos aquí.

Os pido un minuto de silencio para todos aquellos blogs y sitios webs abandonados. Pido un fuerte aplauso para quienes apenas comienzan en este increible y misterioso camino. Y por supuesto: pido una ovación para quienes seguimos caminando sobre este mundo virtual, pues de los bienaventurados es el mundo de la web.

 

¿Que etapa vivies?

Saludos y muy buena vibra!